5 jul. 2014

Así soy y no pienso cambiar...

Ayer recibí una llamada de una mami muy agradecida por haberla ayudado, escuchado y guiado en toda la problemática que ha vivido este año en el cole de su hijo, sus palabras textuales fueron: "es increíble que haya personas como tú que sin conocerme de nada me haya ayudado tanto y haya tenido tanta paciencia conmigo". Mi respuesta es que lo hago con todo mi cariño pero que yo no había hecho nada, solo escucharla y animarla.

Pero mi paciencia se agota por momentos cuando recibo ataques inmerecidos de personas a las que en su momento ayudé y puse todo lo que sé a su disposición usando mi tiempo, el tiempo de mi familia con ellas. Es increíble que exista tanta ingratitud, que seamos tan malos y además... no lo entiendo.

Jamás quise ser presidenta de nada (de hecho la asamblea en la que me nombraron solo había un voto en contra de que yo fuese presidenta, el mío!!), jamás quise salir en "la foto", pero si lo hice y lo he hecho hasta ahora ha sido por echar una mano y lo hago porque sí, porque siempre he sido así, porque aunque la vida no me ha tratado bien ahora tengo una posición un poquito más cómoda y mis chicos están fenomenal, aunque ya hemos pasado muchas.

Quiero pensar que estas personas lo hacen sin darse cuenta, creen que formar parte de una asociación da derecho a exigir que la Junta Directiva estemos a su servicio y para satisfacer sus antojos y no saben que la asociación la formamos todos y que la junta tiene  también sus vidas, su familia, su trabajo,sus problemas, y que nunca usamos la asociación para resolver nuestros problemas, ni la usamos para descargar nuestra ira en los demás.

Para que una asociación como la nuestra siga teniendo tan buena salud como hasta ahora necesitamos que todas las personas arrimen el hombro, nunca herir sin motivo, nunca ofender sin motivo, nunca hacerle a los demás lo que no nos gustaría que nos hiciesen a nosotros mismos.

El asociacionismo está enfermo, todo está politizado, salpicado de intereses, de viejas sombras del pasado. Por eso me duelen este tipo  de ataques cada vez más porque una asociación limpia, joven, sincera, innovadora y con más de 100 socios en toda Galicia corre peligro de hundirse por personas que no han entendido nada de lo que es una asociación, porque creen que las juntas directivas estamos a su servicio, porque creen que disfrutamos siendo objeto de miradas públicas (algo que cada día aborrezco más, pero si quieres ser escuchada debes pagar el precio de quitar la foto), porque no se dan cuenta que sin recibir nada a cambio trabajamos muchas horas y nos devanamos los sesos por seguir adelante.

Estoy muy orgullosa de lo que somos y hemos construido entre toda la buena gente, pero mi vaso de la paciencia está a punto de rebosar y como esto siga así dejaré de una vez por todas el asociacionismo y me dedicaré únicamente a los que realmente se lo merecen. Es penoso ver como se cumple aquello que decía un gran filósofo: "El hombre es un lobo para el hombre"...


El próximo martes, para colmo, salimos en el programa MIÑA NAI en la Gallega (a las 23.15), seguro que a estas personas le servirá para aún aborrecerme más, pero también sigo pensando que quizá le sirva a alguna familia para mirar hacia adelante con optimismo aunque la vida no se lo ponga fácil. El programa se grabó hace casi un año y lo hice porque me pareció que podría ayudar a otras personas que creen haber tocado lo más hondo del abismo.

Yo soy como soy y a mis 46 años casi no pienso cambiar por muchos ataques que reciba pero tampoco estoy dispuesta a ser una mártir por
la causa, la vida es muy bella para desperdiciarla en quien no se merece nada.

3 comentarios:

Inma Cardona dijo...

Cuanta razón Cuca!!! Yo también estoy escamada de la gente que ataca gratuitamente poniendo en tela de juicio las intenciones de nuestros actos. Te acusan de no hacer esto o de no hacer lo otro, pero jamás se les ocurre a ellos proponer nada, solo exigen a los que más trabajamos. Cuando nosotros cobramos exactamente lo mismo, 0 € y muchos quebraderos de cabeza. Yo me asocié para trabajar por el presente y el futuro de las personas con autismo. Pero hay quién se asocia para recibir y exigir cada vez más, eso sí sin dar nada a cambio, sólo una miserable cuota que se creen les da derecho a todo.
Si creo que el asociacionismo está enfermo, no hay conciencia cívica, no hay bien común, la mayoría piensa únicamente en su "problema" y exige solución a lo suyo, el resto no le importa, y así es muy difícil trabajar para todos.
Por supuesto me niego a que cambies, ya lo sabes :-) Te quiero guapa!!

mamiago dijo...

Muy bien expresado. Muy clarito. Solo me preocupa que realmente estás cansada de darlo todo a cambio de "una foto" cuánta ignorancia! Tú y yo sabemos que el trabajo bien hecho también es gratificante. Paciencia y no lo dejes, porque nos caemos todos...

SUSANA MARTINEZ FIEIRO dijo...

Cuca, no puede llover al gusto de todos, y nadie puede exigir si no da a cambio. Por Dereito somos muchos y no todos pensamos igual, yo personalmente admiro vuestro trabajo a lo largo del tiempo, la gente lo que tiene que hacer es involucrarse más, y aportar no únicamente dedicarse a exigir y críticar a quién para foto o no, se ha pegado el curre a lo largo de los años. La foto hace falta también, porque políticamente y mediaticamente tenemos que darnos visión, y quién no lo quiere ver es porque no quiere. Cuca no tienes que cambiar, tienes que seguir y no dejar que nadie hunda el barco y menos quién no ayuda ni a remar. Besos