22 jul. 2012

Bondades de las Vídeoconsolas

Hace tiempo que quería contaros mi experiencia positiva con las vídeo consolas.
Muchas veces escucho a padres que me dicen que se niegan a tener estos aparatos en casa y hablan de ellas como si  abdujesen a los niños.


Nuestra experiencia es muy positiva tanto con la DS como con la Wii, esto no quiere decir que otras no cumplan también las mismas finalidades, solo que en nuestro caso las escogimos porque antes tuvo la ocasión de probar estas dos con otros niños que las tenían.
La DS llegó a nuestra casa tras observar el interés que esta le produjo durante nuestras vacaciones de hace dos años.

Inma y su familia pasaron unos dìas con nosotros en una casa que nos dejaron mis suegros en Tenorio, fueron unos días inolvidables, de paseos por el monte y la naturaleza a muy poquitos kilómetros de Pontevedra ciudad.
Primero vi como Alberto probó la DS de los niños de Inma Cardona y como jugaba y participaba con ellos de esta experiencia. Jugaban por turnos, comentaban... los hijos de Inma le explicaban a Alberto como pasar las fases, y por momentos, agradecíamos mucho los padres el que ellos después de cenar o comer jugasen con la DS pues teníamos así nuestros ratitos de conversación y tranquilidad mientras ellos disfrutaban felices y encantados de sus juegos.

Pero por si eso no fuese poco, cuando viajamos poco tiempo después, ese mismo verano a Valencia, hicimos el viaje en tren, para allá fuimos durmiendo y casi no nos enteramos del viaje, pero la vuelta fue agotadora, fueron muchísimas horas de viaje y Alberto ya se cansaba de jugar conmigo y de estar en el tren. Pero dio la casualidad que dos hermanos ( una niña y un niño) de edades similares a Alberto se sentaron delante nuestra a mitad de viaje, me sorprendió como Alberto fue acercándose a ellos que jugaban ambos con sus DS, y al poco ya estaba integrado con ellos y preguntándoles y participando en conversaciones, juegos y risas ( nos quitaron a las madres muchas fotos y luego las modificaron con lo que nos hechamos todos unas buenas risas).

Nos lo pensamos mucho, y al final en Navidad llegó la DS. Y la ilusión que a ALbero le hizo...fue genial ver su carita cuando vio este regalo

La Wii la compramos el año pasado y esto fue porque varios niños de BATA con los que Alberto comparte alguna sesión de forma esporádica para trabajar el juego tienen la Wii en sus casas y mi hijo se enamoró de Mario y sus aventuras.
Podría contaros muchas anécdotas simpáticas y positivas con las consolas, pero quiero de forma esquemática indicaros lo que las vídeo consolas nos han permitido trabajar y que le han aportado a Alberto:
- Mejorar muchísimo la coordinación y destrezas motoras.
- Mejorar la memoria, se sabe el nombre de muchos personajes, juegos y cómo pasar las dificultades de las fases pues memoriza los pasos a dar.
- La imaginación. Juegos como Kirbi, Mario, Sonic le han permitido incluso inventar cuentos o historias sobre estos personajes que para él son un gran centro de interés.
- En el colegio han sabido aprovechar esta motivación para premiarlo cuando termina sus tareas y esto ha mejorado su atención y rendimiento
- Desarrollar grandes niveles de conversación pues le apetece mucho compartir con sus amigos y con nosotros lo que sabe. Aún recuerdo cuando un día trajo impresas unas imágenes de Mario de una de sus sesiones con su amigo David de BATA y me contó con todo detalle lo que allí había y cómo el "espíritu cósmico" le ayuda a pasar las fases más complejas. Parecía una enciclopedia andante.
- Favorece también el que tenga temas de conversación con los niños de su edad ya que este interés común lo hace ser uno más y no solo eso, como encima es muy bueno en algunos juegos los otros niños lo buscan para preguntarle sobre como pasar fases o le preguntan sobre los juegos. Favorece la inclusión y la socialización.
- Consiguió más autocontrol pues el hecho de perder o no ser capaz a veces de pasar una fase ya no lo irrita nada, y esto lo ha generalizado a otros momentos o situaciones.
- Aprender a esperar y a tener paciencia
- Respetar turnos de juego
- Divertirse con sus iguales en algo en lo que además los otros lo admiran
- Motivación para trabajar a largo plazo. Toda la familia estábamos de acuerdo en premiar sus buenas notas con los juegos que él pedía ( uno de cada vez y solo uno de cada vez, explicándole además por qué se lo regalábamos).

- Mejorar en la velocidad lectora y en la comprensión, al tiempo que manifestó mayor interés por la lectura  (que ha generalizado ahora a revistas infantiles y cuentos). Daos cuenta que para pasar fases muchas veces hay que leer cuadros de texto en poco tiempo y comprender lo que allí dice... Al principio se los leíamos nosotros y poco a poco lo animamos a que lo hiciésemos entre él y nosotros, para finalmente dejar de darle apoyo ( le poníamos excusas: ahora no puedo, tengo mucho trabajo, tengo que tender la ropa, voy al baño...).
- La DS lleva además una serie de aplicaciones que nos han servido para trabajar con ella como cámara fotográfica, y como grabadora de voces, incluso para repetir palabras para él de difícil pronunciación (sílabas trabadas, o palabras de muchas sílabas en las que se atascaba), lo hacemos jugando en el coche, o en salas de espera, o en cualquier momento fuera de casa mientras esperamos...

 Seguro que me olvido de alguna cosa más pero lo que sí tenemos claro es que las vídeo consolas son muy pero que muy aprovechables, aunque también debemos tener en cuenta:

- Comprarles los juegos de forma muy escalonada, no saturarlos con muchos a la vez.
- Que los juegos correspondan a su edad y sobre todo a sus intereses, es bueno incluso que los prueben en casa de amigos o familiares antes de comprarlos o incluso que vean versiones de prueba en Internet.
- Controlar el tiempo que juega, pero mi hijo, al igual que sus padres, dedica su tiempo de ocio a lo que a él más le apetece, y si es jugar con sus juegos, nos parece muy adecuado.
- No se juega a las vídeo consolas a diario, hay días que dejamos que se "aburra", pero esto os lo contaré en otra entrada pues seguro que os sorprenderá y os hará pensar.

Bienvenidas pues a nuestra casa sean las vídeo consolas y las nuevas tecnologías para el ocio, pues si las sabemos usar y rentabilizar son mucho más que simples juegos que "enganchan" a los niños como si fueran aparatos diabólicos.