28 de feb. de 2011

Conductas inadecuadas


Los comportamientos inadecuados de nuestros niños no se deben a la mala educación, ni a que estén excesivamente consentidos. Nuestros niños son muy queridos, queridos primero porque son niños y segundo porque el esfuerzo que hacemos las familias de los niños con diversidad a todos los niveles para sacarlos adelante es un esfuerzo, muchas veces, sobrehumano.
Qué fácil resulta juzgarnos, qué fácil resulta pensar "claro es que es un niño consentido porque como es así, la familia lo ultraprotege". Claro que protegemos a nuestros tesoros, claro que los mimamos, pero el trabajo y la educación que le damos es de primera calidad, fruto de mucha reflexión, tiempo e inversión económica.
Cuando tengo que reprocharle algo a Alberto o retirarle un juguete preferido por no haber trabajado o por no portarse correctamente, sufro y mucho, pero lo hago por su bien, él debe saber que los comportamientos adecuados tienen su recompensa y los inadecuados provocan que se le retiren privilegios. Esto debe ser así pues es una lección que debe aprender por su bien.
Pero lo más importante siempre es descubrir a que se deben estos comportamientos inadecuados, esto es lógica pura, si concocemos las causas y las podemos eliminar esos comportamientos no aparecerán y no será necesario retirar privilegios.
A veces esos comportamientos también aparecen por una presión excesiva o sencillamente por agotamiento, cuando es así hay que "aflojar un poco" el ritmo de trabajo y darle alternativas para que no se sobresature tanto. La presión excesiva provoca tensión y esa tensión provoca frustración lo que dará lugar a que el niño no se comporte como debiera. Si por ejemplo sabe que sino termina el trabajo tiene que quedarse un rato en el recreo esto ya lo pone tenso, y esa tensión hace que no se concentre por lo que no trabajará como se espera de él y se quedará sin parte del recreo. Hay que evitar caer en esta trampa, pues luego es difícil romper ese círculo vicioso.


También es fundamental explicarle de forma que él lo comprenda y lo asimile "lo que no está bien", aquí siguen siendo muy necesarios los apoyos visuales, a veces un simple dibujo ayuda mucho a explicarle lo que no está haciendo bien o lo que simplemente está prohibido.
Causas también de los comportamientos inadecuados son :
-la sobreestimulación, excesivos estímulos provenientes del ambiente. los niños con TEA son muy sensibles a los estímulos sensitivos por lo que los ambientes muy ruidosos pueden ser desencadenantes de comportamientos inesperados.
- los cambios en las rutinas habituales o la introducción de nuevos elementos pueden provocar reacciones en los chicos con autismo. Por ejemplo la semana del carnaval en muchos colegios se les pide que vayan con partes de un disfraz cada día y esto sino se les explica puede desencadenar algún coomportamieno indebido.
Con esto no quiero decir que debamos dejar hacer a nuestros hijos o alumnos lo que quieran pero sí que es importante prevenir y quizá sea mucho más efectivo ignorar ciertos comportamientos inadecuados para centrarnos en los correctos, estos son los que se deben premiar, de esta forma reforzamos lo positivo y evitamos entrar en un círculo negativo del cual es difícil salir.
También hay que recordar que todos tenemos nuestro ritmo individual y que aunque es difícil llevar varios niños con distintos ritmos y características en una clase si queremos "homogeneizarlos" es muy probable que surjan los problemas, más cuando tenemos niños tan singulares como son los nuestros.
Ser educador hoy en día es complejo, muy complejo, pero ser padre incomprendido es mucho más complejo y muy duro. La colaboración y la confianza es necesaria para que el trabajo dé los frutos esperados.


Copio aquí unos fragmentos de un texto escrito por la ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE AUTISMO-EUROPA y que aparece recogida en la web del Instituto Carlos III(a nivel nacional la entidad con más prestigio en investigación sobre autismo y otras enfermedades "raras"). Tenéis el texto completo en el enlace que dejo al final de este post

"Repertorio restringido de intereses y comportamientos La actividad imaginativa resulta afectada. La gran mayoría de personas incluidas en el espectro del autismo fallan en el desarrollo del juego normal de simulación, ficción o fantasía. Esta limitada imaginación obstaculiza y limita su capacidad para entender las emociones y las intenciones de los demás. En algunos casos la actividad imaginativa es excesiva. En la mayoría de los casos la actividad imaginativa es ineficaz en su función adaptadora. En la medida que carecen de la capacidad de imaginar el pensamiento o la mente de los demás, les resulta muy difícil anticipar lo que pueda suceder, y afrontar los acontecimientos pasados. Los patrones de conducta son, a menudo, ritualistas y repetitivos. Pueden apegarse a objetos inusuales o extraños. Los movimientos repetitivos y estereotipados son habituales. A menudo se da una gran resistencia al cambio y una perseverancia en la inmutabilidad. Cambios insignificantes en el entorno pueden provocar un profundo malestar. Muchas niñas y niños afectados de autismo desarrollan intereses específicos o preocupaciones sobre temas peculiares. Además, en muchos casos, se da una sensibilidad inusual hacia los estímulos sensoriales -táctiles, auditivos, visuales-. Otros rasgos comunes asociados y no específicos incluyen: ansiedad, trastornos del sueño y de la alimentación, trastornos gastrointestinales y las rabietas violentas con, a veces, conductas auto-lesivas. La expresión clínica puede variar mucho de una a otra persona, y también en una misma persona en el transcurso de su desarrollo. Algunos características pueden ser muy intensas y dominantes en una edad y pueden fluctuar tanto en naturaleza como en intensidad en otra, y si bien conducen a perfiles clínicos muy diferentes, todos constituyen expresiones del espectro del mismo síndrome. Además de las variaciones de expresión conductual, se da una enorme diversidad respecto al nivel de funcionamiento mental, que va desde una inteligencia normal o incluso superior, hasta un profundo retraso mental. Hay que destacar, sin embargo, que en tres cuartas partes de los casos identificados de trastornos del espectro autístico, concurre una deficiencia intelectual".
Otro fragmento que argumenta la impotancia de la protección...
"La expresión clínica hay que considerarla como el resultado de la interacción entre la constitución de la persona -predisposición biológica- y un número de factores internos y externos que pueden interactuar de manera favorable protegiendo del riesgo, o de manera desfavorable, acentuando el riesgo y la subsiguiente expresión clínica. Pueden actuar como factores protectores: un coeficiente intelectual alto, el desarrollo del lenguaje y del habla, un temperamento positivo, intervenciones exitosas en el desarrollo, y un entorno social protector que pueda afrontar la múltiple problemática y, al mismo tiempo, favorecer un desarrollo sólido. A la inversa, los factores de riesgo incluyen: un coeficiente intelectual bajo, ausencia de lenguaje o de habla, problemas neurológicos asociados, ausencia de programas educativos en la primera edad, y un entorno social incapaz de prestar apoyo y afrontar la tremenda presión causada por la presencia de un niño o niña afectada por un trastorno del espectro del autismo".
Otro fragmento muy significativo... Las evidencias científicas corroboran que las personas incluidas dentro del espectro del autismo muestran deficiencias para procesar la información. Estas anomalías incluyen, a nivel psicofisiológico, trastornos en la regulación de la vigilancia y de diferentes componentes de la atención. A nivel cognitivo-conductual, el déficit para procesar la información se manifiesta por un desarrollo alterado de la llamada coherencia central que limitará la adecuada percepción y comprensión del mundo que les rodea, y disminuirá también su capacidad para entender los pensamientos, las emociones y las intenciones de los demás. Este déficit neurocognitivo es a la vez perceptivo – la persona no entiende lo que percibe – y ejecutivo – le falta capacidad para organizar y planificar respuestas y actuaciones psicomotoras intencionales –. Si bien los problemas de modulación de los estímulos sensoriales de las personas afectadas de autismo han sido descritos – por ejemplo: visuales, auditivos, táctiles, dolorosos ...–, las bases fisiológicas concretas de estos fenómenos no están claras. Así mismo, se desconoce la prevalencia actual de estos mecanismos sensoriales alterados en las personas incluidas en el espectro del autismo. Esto puede explicar porqué dichas personas, con objeto de eludir un entorno social incomprensible, perseveran en actividades restringidas y repetitivas. El conocer estos mecanismos subyacentes al déficit es de máxima importancia para todos los que estén involucrados en compartir su vida, educar y dar tratamiento a la población afectada por trastornos del espectro del autismo.
Muy a menudo, a primera vista, no resulta perceptible este déficit tan grave. Fácilmente el problema puede infravalorarse y llegar a ser fuente de múltiples y dolorosas interpretaciones erróneas.

http://iier.isciii.es/autismo/pdf/aut_autis.pdf

3 comentarios:

ana pastor dijo...

Te mande un e-mail y ahora que te leo pienso que no me exprese bien, estoy cabreadisima con el sistema educativo y lo poquito que se hace por la inclusión.
Lo que quería decirte en el caso de mi niño con TGD es que el niño entiende pero parece que todo el mundo le habla en otro idioma es como si a él le hablaran en inglés y él solo conociera el castellano. Cuando utilizamos las imagenes, las frases cortas y lo relacionamos con su entorno, él respondía y yo me alegraba, mi muestra de alegria y un choca esas cinco le ayudaban a seguir y querer más. Pero de nuevo volvíamos a aquellos deberes del cole, que visualmente metían miedo, incluso los textos escogidos para hacer el planteamiento eran de dificil comprensión, entonces se ponía nervioso y decidía aislarse y no atender más.
No voy a centrarme en contenidos me gustaría que aprendiera a aprender pero porque le gusta porque hay un mundo por descubrir y crear curiosidad en él.
No sé lo que conseguiré pero creo que debo intentarlo.También tengo la sensación de que el colegio lo da como un caso perdido y que sus padres viven en una lucha personal, su padre no comprende que fallo y su madre le ama y estará ahi siempre.

Cuca dijo...

Hola Ana, esto no es una respuesta a tu e-mail, esto es algo que me sale de dentro y algo que me anda dando vueltas en mi cabecita...
La respuesta a tu e-mail te la acabo de mandar y si quieres mantenemos el hilo de la conversación en privado.
Lo que sí está claro es que si el apoyarte en imágenes o pictogramas es lo que le ayuda sigue haciéndolo, aunque vayas progrsivamente subiendo el nivel de abstración y complejidad. Estos niños son pensadores visuales y esto es algo que nunca podemos olvidar.
Quizá es mucho pedirte pero quizá esté en tu mano demostrarle al colegio que este (como ningún niño) no es un caso perdido y que aprende y progresa si se usan los recursos y apoyos necesarios.
Un beso reina

Gonsso dijo...

Hola,

os adjunto un link del enlace de facebook de un vídeo sobre el Autismo y rehabilitación que he realizado para un concurso de la federación de Autismo Madrid, que quizá os interese, desde un punto de vista terapéutico con niños con TEA.

Espero que os guste!

Gracias y un saludo

http://www.facebook.com/video/video.php?v=10150098003610544&oid=155388384507180