29 de ene. de 2013

¿QUÉ ES LA INCLUSIÓN?

El viernes pasado celebramos el 9º cumpleaños de Alberto.
Vinieron muchos de sus compañeros y compañeras, algunos lo acompañan desde los 3 años, otros desde primer curso.Niños y niñas con una nobleza y un corazón inmenso. Esto no lo digo por decir sino por todo lo que escuché y vi esa tarde.
A llegar todos buscaban a Alberto y él los recibía como un buen anfitrión, al rato había allí una algarabía increíble, todos jugaban y correteaban por el local como loquitos. Chillaban, reían, se abrazaban, jugaban en las colchonetas, con el balón, se tiraban por el suelo...Alberto era uno más, no notabas diferencia, todos hacían cosas similares a excepción de los tacos que algunos niños soltaban y lo que me sorprendió es que a Alberto no lo contagiasen, no lo escuché soltar ni uno.
Mientras yo preparaba la cámara la encargada del local vino corriendo a avisarme, "oye que las niñas han pedido música romántica para que Alberto baile con su novia, ven corriendo, no te lo pierdas"
Entré con discreción y allí los veo a los dos intentando bailar como una parejita mientras las compañeras los miraban sonriendo. Esta niña y Alberto dicen ser novios desde el comienzo de la Educación Infantil, pero no me esperaba que con 9 años los dos sigan diciendo que son novios, hasta la madre de la niña se sorprende, pero como ella bien dice "bendita inocencia".
Las muestras de cariño se repitieron toda la tarde y tuve que escuchar comentarios de distintas madres  como:
- Mi hijo adora a Alberto, siempre habla de él en casa y lo quiere con locura.
- Mi niño me ha tenido toda la tarde recorriendo Cambados en busca de un regalo de Mario Bross para Alberto.
- Yo le había comprado un libro de dinosaurios pero mi hija me ha mandado cambiarlo por uno de los "angry birds", así que he tenido que volver a la librería a hacer el cambio.
- Mi niño estuvo estos días enfermo pero no hubo forma de convencerlo para que no viniese, me decía que al cumple de Alberto no podía faltar.
- Otra madre me llamó por teléfono y me dijo que su hijo estaba enfermo y no podía venir y que estaba muy disgustado.
Pero si con esto no fuese suficiente había que ver los regalos, todos tenían clarísimo lo que le gusta a Alberto, y él feliz abriendo los regalos, además cada vez que uno le entregaba el suyo menudos besos y abrazos que se daban.
Verlos reír, jugar y hacer el "gamberrete" juntos me indica que ha sido todo un acierto matricularlo primero en la escuela de infantil en la que estuvo y después que continuase con buena parte de esos niños en el colegio de primaria. Alberto es uno más, a ellos no les llama la atención que aletee o sus originales y extravagantes salidas o que tenga muchas manías a la hora de comer, ellos solo se fijan en lo positivo, lo quieren tal como es y es partícipe de todo lo que hacen.
Sé que esto es posible gracias a la implicación de muchas personas, comenzando por todo el profesorado que le ha dado clase, su terapeuta, su familia...pero sobre todo gracias a esos maravillosos niños que ojalá nunca cambien.
La inclusión es sencillamente esto, ser uno más en medio de tu grupo de iguales con tus virtudes y tus diferencias. Creo en la inclusión pero si alguna vez me asaltan dudas basta recordar momentos como los del viernes en el cumpleaños de Alberto.
Os dejo una foto de algo que mi niño traía el jueves en su mochila. Una preciosa corona que una niña le hizo en su casa, es de fieltro y ella misma la recortó y la decoró con todo su cariño y se la entregó en el cole pues el viernes no podía venir al cumpleaños pero ella quiso hacerle este bonito y original regalo.


En la corona pone: Felicidades por tu cumpleaños Alberto.Muchas Felicidades. Pasátelo muy bien Alberto. Y le ha dibujado a Mario Bross y a Pacman, dos de las personajes favoritos de Alberto.